Ego

Esta mañana temprano fui a buscarte por si te encontraba antes de que te marchases, hace unos días me pareciste triste, lacónica,contenida… y me preocupaste seriamente.

Estuve reflexionando sobre si podría ayudarte, pero cada día que pasa veo nuevas facetas en ti para mí desconocidas que me desconciertan, que me desorientan.

No puedo seguir analizándote como algo ajeno porque tu respuesta, del igual manera, sigue siendo inesperada

Así que he decidido respetar tu caos

He decidido perdonar tu caos

Y aún mejor, he decidido amar tu caos

Hoy, cuando estés dormida, aceptaré todo lo que has decidido ser a lo largo de día que termina, porque quien soy yo para juzgarme a mi misma.

Pero mañana… ! Mañana me olvidaré de todo muy a mi pesar.

Así que no puedo prometerte no volver a cuestionarte.

Aún así, al llegar la noche, cada una de las noches de nuestra vida, recapacitaremos juntas de nuevo y volveremos a empezar, una vez más, como en un bucle infinito en el que tú y yo nos acercamos y nos alejamos en un baile célico, fundiéndose el ego con la verdadera presencia.

No es que yo quiera marcharme… es que yo no debo estar.

Anuncios

Ese ser extraño

Detrás de un montículo repleto de hojas doradas en las que se proyectaban diminutos rayos de sol, pastaba un ser extraño.

Contemplé su naturaleza apacible.

En su ánimo solo el instante perpetuo que otorga esa fuerza del presente cuando es completo, sin ánimo de futuro, sin ánimo de proyecto, sin ánimo de consecución, sin ánimo…

Las ramas mas cercanas temblaron, era un viento suave de atardecer.

El invierno asomaba con timidez disfrazado de otoño tardío.

Hubo un instante en el que todo era perpetuo, en el que todo podía transcender incluso sin intención.

Hubo un momento en el que el ser extraño observó su vida sin interferencias y la bebió sin limites.

Hubo un tiempo estático, un segundo en el que todo fue eterno.

La flecha emergió del impreciso horizonte sin previo aviso, cortando el cielo, cortando la tarde, cortando el tiempo… cortando la vida.

Igualmente fue un segundo, un segundo de miseria, un segundo de tristeza, un segundo de desamparo y de final.

La saeta se hundió en el pecho desgarrando los músculos, el alma… el ser extraño alzó la cabeza y sus ojos se clavaron en el infinito horizonte teñido de azul.

Todo terminó.

Un segundo de vida y un segundo de muerte; un segundo en cada lado.

Respiró quedamente por última vez, cerró los ojos y… aceptó el resultado.

Solo yo contemplé su vida.

Solo yo contemplé su muerte.

Solo yo… fui… ese ser extraño.

Prayer

Mi último cuadro interpretación de una obra de Lee Jeffries.

Ante cualquier imagen uno es libre de interpretar lo que ve… así que puede que solo veas una mujer rezando, aunque no sea lo que pretendía…

Quise mostrar una actitud…agradecimiento, respeto, humildad…

Sea cual sea tu mirada gracias por ella

Black

Siempre que realizo un retrato de este tipo me cuesta decidir cuando darlo por finalizado… a menudo se puede añadir algo más, invariablemente se puede mejorar…

El día que tomo la decisión de “abandonarlo” y firmarlo es agridulce,  porque me distancio de algo que me pertenece más que el color de mi pelo, mi forma de caminar o incluso mi páncreas.

Algo que habla de MI.

Por eso le digo a mi pequeño Adrián que cuando yo no esté… no mire mi foto, si no mis cuadros o mis relatos y entonces… me verá.

fullsizerender

Gansforever Osman

Este cuadro es de los que tiende a infinito… En la anterior entrada (de hace cinco meses) os mostraba el boceto. Siempre presente, lo he mantenido a la vista en mi “rincondepintar” y cualquier momento era una buena ocasión para retocar o corregir incluso cuando parecía que ya no había nada que aportarle…

Así que definitivamente hoy me planté. Es hora de empezar con un nuevo retrato…

Es la interpretación de una obra del fotógrafo malayo Gansforever Osman

la foto 1

la foto 3

 

Esbozo

A la hora de intentar realizar un retrato hiperrealista la parte menos visual pero mas importante es el esbozo. Conseguir la proporción exacta.
Situar solo un par de milímetros fuera de su lugar cualquier rasgo muta totalmente la expresión de cualquier rostro.
Una vez supero este tramite empiezo a disfrutar del proceso…

 

Esbozo

Retrato en pastel. Lee Jeffries

Retrato realizado con pastel sobre Canson ocre.

La técnica de pastel me gusta mucho aunque no es la mas adecuada para definir y dar realismo lo que la convierte en una herramienta complicada y delicada cuando es eso lo que quieres conseguir.
Por su composición al aplicarlo se transforma básicamente en polvo y esto hace que se mueva y arrastre con facilidad estropeando el dibujo. Pero ahi estoy… experimentando

Este cuadro es una interpretación de una obra del fotógrafo ingles Lee Jeffries, que captura imágenes de indigentes, mendigos…

Espero que os guste

FullSizeRender1

Retrato pastel. Lee Jeffries

Pintando peces

La superficie se agitaba inquieta sacudida por la tormenta, como era habitual.

Inesperadamente el temporal amainó volviéndose el agua transparente y estática…un instante breve en el que mirando el horizonte hubiera sido imposible distinguir entre el cielo y el mar, ese efecto nuevo de calma translucida desvelaba aquella profundidad.

Una mirada lánguida sin apenas énfasis era suficiente para descubrir allí abajo todo en su estado integro, pudiendo contemplar de forma cristalina aquello que soy yo profundamente y que siempre fui… oculto siempre tras el tejido encrespado de las olas.

Busque allí abajo y encontré el nombre verdadero de todas la cosas, ese que las precede y el mismo que las prolonga…

Surgieron descansando plácidamente sobre un arrecife de coral las palabras olvidadas, las que nunca pronuncie por miedo a contemplarlas, balanceándose adormecidas sin ser conscientes de su prodigiosa e intacta belleza

Hallé la compañía exacta y cabal del vano de mis entrañas y el abrigo de mis suplicas cubierto de salitre flotando entre medusas con ese aire irónico y despreocupado de quien sabe todas las respuestas antes de preguntar.

Encontré el consuelo que tanto clamé aquella tarde densa, de nubles enmarañadas, grises como el humo y cubierta de lágrimas lúgubres en la que marchó mi padre y también una caracola donde guardé el grito desgarrador y hueco de mi madre.

Una corriente cálida acaricio mi espalda, me giré…

Detrás de un montículo rocoso plagado de anémonas danzantes estabas tu, ensimismado, pintando una ballena…como si hubieras estado siempre allí, en mi fondo y nunca me hubiera percatado de tu presencia.

Me acerque y te mire a los ojos fijamente, pude ver toda tu verdad al sostener tu mirada…

Te pregunte: Que haces aquí? Este es mi espacio, mi remanso, no te pertenece… Nunca debiste buscarme, no aquí…

Tu contestaste: Este es el único lugar a donde quiero ir, donde nunca nadie te busco, he venido hasta aquí para quedarme…

Por encima de nuestras cabezas la superficie comenzó a removerse molesta oscureciéndose. Sentí el desasosiego y la duda…Alce la mirada para comprobar que la puerta de agua turbia y violenta se cerraba.

Y después tu ya no estabas…

Me quedo con tu mirada transparente, con tus frágiles promesas y con los peces de colores que pintaste para mi …pero no vuelvas te lo suplico! no si no es para quedarte!

Porque este es el único lugar donde aun puedo encontrarme.

Basileia

Herrmientas:

.- Lápiz pastel blanco Holland n. 01

.- Lápiz pastel negro Holland n. 10

.- Difuminos 3 grosores

.- Borrador maleable

.- Canson negra

 

Gata

Retrato pastel gato

No es necesario

No es necesario clamar ayuda, quizás no seas consciente de que la necesitas y ella se manifieste de forma determinante y aquiescente.
Atrapada en tu rutina las extensas raíces se retuercen, cruzan, viran y no se detienen en su afán de asirte a la realidad y prohibirte desertar.
Monotonía, bullicio, costumbres… Te adormecen en un presente flemático y te dices… es aquí, la orilla donde debía varar, el suelo que debo bregar con mis pasos yermos, no hay otro lugar.
Un día…quizás el menos venerable, el mas harapiento de contenido y en un instante de abandono asumiendo el ritual… se produce un destello, un señuelo… Y te desperezas torpemente
Algo te invade y te sublima, te rompe por completo y te construye de nuevo, te agita, te toca las entrañas y te despierta, millones de células alertas componiendo un mosaico de perfección. No te marches. No ahora… Nunca te pediré nada…
Deja que camine ciega a tu lado sin tocarte… No permitas que el letargo vuelva a mi.